Las mochilas y nuestra espalda

Es muy habitual que los niños (y los no tan niños) tengan problemas de espalda a causa del sobreesfuerzo y la fatiga muscular producida por el peso excesivo y/o el mal uso de las mochilas

El tamaño de la mochila debe ser ajustado al de la anatomía de la persona: la altura de la mochila no debe superar los hombros en posición sentada, y la anchura no debe superar los hombros. El peso no debería exceder el 10% del peso de la persona que la usa (aunque ya sabemos que normalmente llevan mucho más peso, por eso es importante utilizarla correctamente).

Las cintas ajustables deben ser anchas y acolchadas (si es posible llevar cintas también a la altura de la cintura), la carga debe estar repartida entre los dos hombros, por encima de la cintura y bien pegada a la espalda.

Cuando les enseñas a utilizar correctamente la mochila les estás educando en una buena higiene postural.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *