MASAJE DE DESCARGA O DE RECUPERACIÓN MUSCULAR

descarga-1descarga-1

1. INTRODUCCIÓN

Los corredores y demás deportistas comprometen durante el entrenamiento y competición de manera muy significativa a todo el aparato locomotor:

–      Sistema osteo-articular: huesos, articulaciones y ligamentos.

–      Sistema muscular: Tendones y músculos.

Durante el entrenamiento o la competición, los músculos son sobrecargados provocando fatiga, contracturas musculares y dolores o molestias.

Dependiendo del deporte, o incluso dentro de un mismo deporte, su modalidad atlética concreta (velocidad, medio fondo, fondo o larga distancia), y la biomecánica propia de cada deportista, se van sobrecargan más unos músculos que otros.

2. JUSTIFICACIÓN

La fatiga muscular, contracturas y/o dolor/molestias van a imposibilitar al corredor/deportista poder entrenar/competir con normalidad, consiguiendo:

–      Alterar su postura y biomecánica deportiva: provocando una limitación en su rendimiento deportivo.

–      Aumentar la posibilidad de sufrir lesiones como: fascitis plantar, tendinopatía de aquiles o la rotuliana, lesiones musculares de isquiotibiales, periostitis tibial, etc.

El masaje de descarga/recuperación muscular será muy importante para:

–      Recuperar a la musculatura de las cargas de entrenamiento o competición.

–      Eliminar sustancias de desecho producidas por el entrenamiento/competición.

–      Eliminar las molestias musculares, la fatiga y a relajar los músculos,

–      Prevenir las lesiones.

3. ¿QUÉ ES UN MASAJE DE DESCARGA/RECUPERACIÓN MUSCULAR?

El masaje de descarga/recuperación muscular no es un masaje de “placer”, como se aprecia en las manipulaciones que se detallan a continuación, y la duración del masaje rondará los 50 minutos, aunque dependerá siempre de cómo esté el tono muscular concreto del deportista.

Este masaje se inicia con la manipulación de acariciamiento o roce superficial, con el fin de hacer una “evaluación” del deportista buscando zonas más duras (con más tono); para proseguir con la manipulación de frotación o roce profundo en la que ya si buscamos a un nivel más profundo (“lesiones ocultas”).

Posteriormente pasaremos a los peinados de diferentes tipos: se realizarán de menor a mayor intensidad, comenzando por los menos intensos como el peinado digital (con los dedos), seguido del peinado palmar (palma de la mano), para continuar con un el peinado pulgar (de mayor intensidad) que ya se realizará sobre zonas concretas que ya hemos detectado antes, y por último el peinado nudillar utilizado sólo para puntos muy concretos problemáticos.

También nos ayudaremos de otras manipulaciones como:

–      Amasamientos realizados lentamente, con suavidad y con una adecuada presión:

–      Amasamientos superficiales: ayudan a relajar y sedar la musculatura.

–      Amasamientos profundos: para descontracturar la musculatura. Podemos utilizar varios tipos: amasamiento simple de dedos, amasamiento integral con las manos, amasamiento con los dedos pulgares, amasamiento con nudillo-índice-pulgar, amasamiento nudillar total, amasamiento nudillar giratorio y amasamiento reforzado.

–      Fricciones (rodadas, palmares longitudinales y transversales, pulgares y cubitales): nos servirán para calentar la zona por el aumento de la circulación sanguínea (hiperemia), y nos ayudará a relajar a la musculatura.

–      Vaciados de vasos sanguíneos: ayudan al retorno venoso, disminuyendo la aparición de hematomas.

–      Presiones progresivas (de suave a fuerte) sobre puntos concretos con dedos, pulgares, nudillos, palma de la mano y/o codo. y presiones contrariadas.

Y puede utilizarse, según necesidad, otras manipulaciones ya secundarias como:

–      Palmada cóncava y cubital: son de ejecución rápida consiguiendo un aumento de la circulación sanguínea (hiperemia).

–      Percusión digital y la estimulación vibratoria (no muy rápida): tiene un efecto relajante sobre los músculos y el sistema nervioso central.

–      Otras manipulaciones secundarias: bamboleos, sacudidas, estiramientos y compresión,…

4. RECOMENDACIONES

Realizarse un masaje de descarga/recuperación muscular cada 3-6 semanas, dependiendo de cada modalidad atlética, cualidades concretas del deportista y ciclo de entrenamiento en el que nos encontremos.

Se deben dejar cuatro días como mínimo antes de una competición para poder hacer un buen masaje de descarga profundo.

Será muy importante no esperar a sufrir molestias y/o fatiga muscular para realizarse un masaje de descarga. El masaje de descarga debe ser planificado con tiempo y de forma regular (al finalizar la última semana de carga o trabajo intenso, o al inicio de semana de descarga o bajada de carga de entrenamiento), y eligiendo el día apropiado para hacerlo (preferiblemente que el día siguiente sea de descanso o como mucho un “descanso activo”).

descarga-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *