SINDROME DE LA CINTILLA ILIOTIBIAL O RODILLA DEL CORREDOR

cintilla-iliotibial

El dolor localizado en la parte lateral de la rodilla puede deberse a numerosas causas. Una de las más comunes está relacionada con la cintilla iliotibial y su fricción con el cóndilo externo y posterior inflamación.

Esta lesión está relacionada con una alta actividad física y con movimientos repetitivos de flexo-extensión de rodilla, se da especialmente en corredores conociéndose esta lesión también con el nombre de rodilla del corredor, aunque los futbolistas, ciclistas y esquiadores también son propensos a presentar este síndrome.

  1. El síndrome de la cintilla iliotibial es la segunda lesión más frecuente en los corredores.
  2. Es la principal causa de dolor en la cara lateral de la rodilla en los corredores.
  3. Representa aproximadamente una décima parte de todas las lesiones relacionadas con el running.
  4. En la última década se ha observado un aumento de este síndrome, esto puede estar relacionado con el aumento del número de aficionados al running.

Sus principales síntomas son:

  • Dolor en la parte externa de la rodilla (que a la larga puede abarcar la rodilla en su totalidad).
  • Sensación de calor, ardor en la cara lateral de la rodilla.
  • Inflamación en la cara lateral de la rodilla (en ciertos casos la fricción puede incluso provocar una bursitis o inflamación de la bursa).
  • Crepitación en la cara lateral.
  • Sensación de debilidad o debilidad en el muslo, sobre todo la cara externa.
  • Dolor más notorio con la flexión de rodilla a los 20º-30º y con apoyo monopodal (un solo pie).
  • Normalmente la molestia o dolor aparecen después de varios kilómetros en el caso de los corredores, si el conflicto no se resuelve se van presentando cada vez antes.
  • Finalmente el dolor puede presentarse en las actividades de la vida diaria sin necesidad de ningún esfuerzo previo.

Se piensa que ciertos hábitos pueden favorecer su aparición:

  • La flexibilidad y la debilidad muscular, en particular de los músculos abductores de la cadera.
  • Una mala técnica en la carrera.
  • Un mal estado de forma física.
  • Uso de un calzado inadecuado.
  • Una mala rutina o ausencia de rutina de estiramientos, sobre todo postesfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *